He estado entre España y Holanda durante 6 años. En ese tiempo he vivido en 7 apartamentos diferentes en 4 ciudades holandesas. En algunos viviendo con muebles que ni eran muebles, en otros sin poder hacer mucho porque estaban ya decorados tal cual revista de diseño y en otros haciendo y deshaciendo a mi antojo. Y todo ello sólo me lleva a una conclusión… no me puede gustar mas la arquitectura holandesa, toda ella. Los apartamentos en el centro de ciudades donde tenía que subir escaleras que iban en contra de toda regla de huella y contrahuella que estudiaba en la carrera, los edificios más modernos que había visto en mi vida que desafiaban aquello de menos es más y eso de que todo tiene una razón funcional…

Toda esta experiencia me ha servido para admirar sus ventanas de alturas kilométricas, sus grandes salones con cocina abierta donde se centra toda la actividad de la casa, la importancia de un pequeño aseo, la madera…madera en estado puro, la simplicidad y frescura de su decoración y… el blanco!

 

Os quería enseñar esta casita a las afueras de Amsterdam, Holanda,  y compartir a que me refiero con eso de decorar en blanco. En esta casa es el elemento principal de la decoración. La frescura que transmite es simplemente genial.

 

 

 

Muebles atemporales, pequeños detalles en negro,madera… todo ello combina perfecto con el color blanco como base. ¿Qué os parece el suelo blanco? ¿os gusta o os parece excesivo?

 

 

Fuente: www.showhome.nl

 

¿No os parece que a España están llegando aún ahora todas estas tendecias?Espero que os haya gustado tanto como a mi esta casita holandesa y que os sirva de inspiración para llenar de blanco vuestra casa o, para descartarlo si este ejemplo está alejado de lo que estáis buscando.

 

 

“Si no lo puedes explicar con simplicidad, es que no lo entiendes bien”  Albert Einstein

 

 

 

 

FACEBOOK

INSTAGRAM

TWITTER