Hola chic@s! Hoy no os traigo ningún cambio de uso, pero sí una rehabilitación que por poc@s pasa desapercibida… Creo que merece la pena ver y leer con detalle.

Durante mi andadura con el doctorado, me he planteado muchas cuestiones que atañen a la arquitectura y al diseño. Y durante el tiempo de investigación y los diferentes viajes que gracias a él tengo que realizar he podido conocer e investigar otros muchos edificios de arquitectos que han pasado a la historia y que debido al paso de los años han necesitado una pequeña mejora.

¿Quién no conoce la famosa frase “Menos es más”? La dijeron allá por 1912 y después de un siglo aún perdura como si hubiese sido pronunciada ayer por primera vez. ¿Su autor? Mies Van der Rohe, a pesar de que nunca estudió arquitectura, ni llegó a terminar el bachillerato, fue uno de los maestros del siglo XX, arquitectónicamente hablando.

 

 

1

 

Los 860-880 Lake Shore Drive de Chicago fueron construidos entre 1949-1951 por Mies, y en 2009 fueron restaurados por los Krueck + Sexton architects. Cual fue mi sorpresa, que estudiando la restauración de estos apartamentos descubrí, que varios de los apartamentos fueron comprados para ser convertidos en uno de mayor superficie y por ello reformados. Por lo que tuvieron que intervenir otros arquitectos y diseñadores de interiores.

 

 

2

 

Fue en 1992 cuando Krueck + Sexton architects intervinieron por primera vez en el edificio convirtiendo dos apartamentos de la última planta en un dúplex, pero antes de sumergirnos en él, queremos mostraros como fue diseñado el interior por Mies:

3

 

¡¡Cualquiera diría que esto es un diseño de mitad del siglo pasado!! El acceso al edificio nos revelaba algo de lo que podíamos encontrar en su interior…

4 5 6

 

Los materiales nobles que ya encontramos en el acceso como es el mármol travertino que une las dos torres por medio del pavimento, creando un juego de espacios interior-exterior, y la decoración de la recepción con la conocida Silla Barcelona (no podía ser otra) nos invitan a recorrer el edificio, llegando así hasta la última planta. Donde nos encontramos una fusión entre arquitectura y diseño que no sería nada si no fuesen de la mano el uno del otro. ¡Nos olvidamos del vértigo! Merece la pena subir hasta el 26…

 

 

7 89

La materialidad del exterior del edificio entra en el dúplex. Acero y vidrio son los materiales que lo forman, llevando el minimalismo a lo más alto. Tanto a nivel arquitectónico como a nivel de diseño.

9 10 11

 

Los propietarios compartían la ideología de Mies Van der Rohe y quisieron continuar  con ella. Siempre hablando de diseño pero con los mínimos muebles posibles. Funcionalidad, pureza y modernidad.

13

 

La solución planteada por los arquitectos fue crear mobiliario a medida adaptado a cada uno de los rincones y espacios que nacían de la propia arquitectura. Extender el diseño a la arquitectura de este “clásico edificio”. ¿Y vosotros que decís? ¿mobiliario adaptado a los pequeños espacios que van surgiendo o mobiliario externo con diseño propio?

En mi próximo post os enseñaré otro apartamento del mismo edificio donde se dio prioridad al diseño de interiores en vez de la arquitectura como es este caso, ¿Os lo vais a perder?

 

Las imágenes son de: